13-07-2020 -

Se cumplen 35 del Live Aid, el día que el estadio de Wembley tembló de música

Se cumplen 35 del Live Aid, el día que el estadio de Wembley tembló de música

Quizá uno de los recitales más conocidos y mejores de la historia se llevó a cabo en esa jornada. Queen, ante más de 70 mil personas brindaba un concierto que hasta el día de hoy es escuchado.

Un 13 de julio, pero de 1985, se organizó el Live Aid, el impresionante concierto celebrado en el estadio de Wembley, de Londres y el John F. Kennedy Stadium, de Filadelfia, que reunió a más de 70 megaestrellas mundiales del rock y pop en escenarios simultáneos para protagonizar el concierto benéfico más importante de la historia, con el objetivo de ayudar a combatir la hambruna en África.

Entre quienes integraron la nómina de protagonistas estaban Paul McCartney, MIck Jagger, Keith Richards, Bob Dylan, Led Zeppelin, Black Sabbath, The Who, The Beach Boys, David Bowie, Elton John, Eric Clapton, Sting y Queen. En total, se congregaron un total de 200 mil espectadores, en una maratónica jornada que logró recaudar unos 100 millones de dólares y fue seguida por televisión en 72 países, con una audiencia de 1.500 millones de espectadores

Además de los ya célebres artistas de rock, las estrellas de pop y otros con ascendentes carreras también dijeron presente. Madonna, U2, Wham!, Duran Duran, Spandau Ballet, Tears for Fears, Boy George y Paul Young, entre otros. Artistas y canciones que sólo aparecían en videoclips, la novedosa industria del momento, se hicieron presentes en carne y hueso para deleitar los oídos con sus canciones atrapantes.

Queen y su concierto emblemático
Entre las postales artísticas más recordadas aparece la actuación de un revitalizado Queen, considerada una de las mejores en vivo de una banda de rock en la historia. La banda inglesa dio un recital memorable, que luego fue retratado de manera idéntica en la película Bohemian Rhapsody.

A diferencia de la película, en realidad la banda nunca se había separado, y Freddie Mercury no supo que tenía VIH hasta dos años después, en 1987. Ese show plasma de manera perfecta el excelente manejo que tenía el líder de "La Reina" del público, con el famoso "Ay-Oh", una serie de cánticos acapella que hacía que los espectadores repitan.

El recital duró tan sólo 20 minutos. Aunque parezca poquísimo, fueron más que suficientes para anotarse en la historia de la música como uno de los conciertos más memorables de todos. En su entrada, la banda comenzó con la que posiblemente sea su canción más famosa: Bohemian Rhapsody.

“Esta canción está solo dedicada a la gente maravillosa que está aquí esta noche. O sea, a todos vosotros. Gracias por venir y darnos esta gran ocasión“, celebró Mercury antes de tocar Crazy Little Thing Called Love. El cantante se movió por todo el escenario, tocó el piano, bailó y alucinó con sus movimientos.

“Lo que más me gustó fue ver al público sintiéndose parte del show. Cuando cantaba, era increíble”, dijo Freddie Mercury en un documental poco después. “Era el escenario perfecto para Freddie: el mundo entero”, declaró el impulsor del concierto, Bob Geldof, en el libro Freddie Mercury: the definitive biography.










 

No hay encuestas disponibles.